Opinión, Otras opiniones

«Fue un mito del Franquismo que los españoles emigraran con un contrato»

Eran «los económicos», término con el que algunos emigrantes políticos se referían con cierto distanciamiento a los españoles que desde mediados de los cincuenta y hasta el fin de la dictadura buscaron un futuro mejor lejos de su país. A esa circunstancia dedicó el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA su acto de ayer, organizado por Izquierda Unida y con el catedrático de Historia Contemporánea David Ruiz como moderador. Los encargados de explicar en qué consistió la emigración económica en el franquismo fueron la historiadora Ana Fernández Asperilla, experta en la materia, de la que ha publicado varios libros y directora del Centro de Documentación de las Migraciones en la Fundación Primero de Mayo. El ovetense, comunista y ex concejal Juan Fernández Ania, se encargó de la parte práctica, ilustrando con su historia de emigrante en Suiza la charla anterior de la historiadora.

Asperilla hizo una radiografía detalladísima de la emigración económica, «de trabajadores», en la terminología que ella prefiere, y desmontó algunas teorías como la que decía que todos los españoles se marchaban fuera con un contrato bajo el brazo. «Ese fue otro de los mitos del franquismo», puntualizó la historiadora; «como mucho el Instituto de Emigración creado en el 1956 pudo haber canalizado la mitad de los casos, pero hubo un porcentaje altísimo de emigración irregular, lo que hoy llamaríamos ilegales».

A pesar de la dificultad de aportar datos precisos sobre esos movimientos de población en aquellos años, Asperilla explicó que la historiografía ha dado por buena la cifra de dos millones de españoles desplazados por motivos laborales en aquellos años. Viajaban, principalmente, y contra la tendencia anterior en que la emigración se dirigía a América, a Europa. Fundamentalmente a Francia, Suiza y Alemania. Y posteriormente, y en menor medida, a Bélgica, Holanda, Inglaterra o Luxemburgo.

La emigración por motivos de trabajo, en algunos casos con tintes políticos pues sucedía tras la represión sufrida en contextos de conflictos obreros en España, surge a la vez que el equipo vinculado al Opus Dei pasa a encargarse de los asuntos económicos de la dictadura, el famoso plan de estabilidad, explicó.

Principalmente, citó Asperilla, los españoles realizaron trabajos no cualificados, insalubres y peligrosos, en la agricultura, la construcción, la industria o la hostelería. También en el servicio doméstico encontraron, esta vez las mujeres, mejores destinos, como aquellas asentadas en las porterías de los buenos barrios de París, relató a modo de ejemplo.

Ania, joven marmolista en Oviedo a finales de los cincuenta a las órdenes de un «negrero», narró su complicada peripecia desde el 6 de enero de 1960, cuando llegó a la Alsacia francesa para pasar a Basilea, en el cantón alemán de Suiza, donde gracias a un contacto realizado por un amigo de Oviedo pudo encontrar trabajo y cimentar su comunismo activo, que luego le valdría la cárcel a su regreso a España.

Chus Neira

(Fuente: http://www.lne.es/oviedo/2012/06/14/asperilla-mito-franquismo-espanoles-marcharan-fuera-contrato/1256291.html)

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: